sábado, 23 de abril de 2016

Sublime calma

Despertó y frente a él, estaban ese par de pechos, que en sublime calma, uno recostado sobre el otro, le daban los buenos días.