jueves, 14 de abril de 2016

El escritor.

Y haciendo una pausa se quitó los anteojos, se reclinó en su silla y trató de arquear la espalda. En ese momento se sintió bien.