sábado, 9 de abril de 2016

Décimo aniversario

La luna les regalo su resplandor, y las llamaradas del volcán enmarcaron su encuentro.
Volvieron a ver y entre esas viejas estructuras y humo se dibujaba un lila que dio paso a los fuegos artificiales.

Las palabras inteligentes llenaban el ambiente y la sabiduría por un momento sintió envidia. Y cuando le señalaron el cinturón de Orion se sonrojo y les regaló un brillo de dos mil años de distancia.

La tertulia se extendió al término del corre caminos y las risas llenaron el ambiente.Se despidieron con un fuerte abrazo que al menos uno de ellos quisiera que hubiera durado más.

Prometieron que la próxima vez que se vieran sería fantástico, aunque nada cambiaría ese regalo de su décimo aniversario.