martes, 19 de abril de 2016

Padre rico, hijo pobre

El hijo pidió un helado al padre rico. Y este en lugar de comprárselo le enseño a invertir el dinero. "Que pura mierda mi papá" pensó el niño.