sábado, 30 de abril de 2016

Dos corazones

Su espalda estaba justo en su pecho. Su corazón latió con fuerza y atravesando la carne su ritmo terminó haciendo latir los dos corazones al unísono.