Nueva fuente de inspiración

Dejó de sentir su mirada y su ausencia se convirtió en recuerdo.

Siguió adelante viendo hacia el frente.

Y enmarcado en unos cristales, vio una nueva fuente de inspiración. 

Autosolteros

Una llamada de atención para que, en lugar de auto lamentarte, te auto motives a conseguir la pareja que tanto anhelas tener.

¿Evolución?

Una mujer se lanza a golpes contra su novio y su amante, y todos aplauden el acto.

Los adolescentes se fotografían con cara de animales y se muestran como estúpidos en las redes sociales, gritándole al mundo que son la generación más sabia que ha existido.

Unas feministas extremas, promueven el odio a los hombres, mientras que, del otro lado del mundo, un hombre de 40 años se casa con una niña de 12.

La gente se indigna por la matanza de perros en un pueblito, pero calla ante las masacres en un país lejano.

Un adulto dispara a jóvenes inocentes en la calle por una simple discusión.

Los delincuentes confesos amenazan a las autoridades y todos les temen.

Unos políticos corruptos se burlan de la justicia mientras se roban el dinero del pueblo.

Los dueños del país más rico del mundo, planean guerras con tal de obtener dinero y acumularlo en el banco.

Injusticias, prepotencias, humillaciones, pleitos, hambre, pestes, destrucción, muerte.

¿Esto es la evolución?


¿Esta es la especie más inteligente del planeta?

Hizo bien

Llegado el momento, entendió que podía ser libre, así que enloqueció.

He hizo bien en enloquecer.

Conoció, comió y bebió, y tenía los recursos para hacerlo, así que se excedió.

He hizo bien en excederse.

Y un día, sin quererlo, se topó con el amor, y sin pensarlo siquiera, se entregó.

He hizo bien en entregarse.

Pero llegó el momento en el que debía elegir entre la locura, los excesos o la entrega.


He hizo bien en entregarse.

Recetas en la plaza

A Francis le gustó cocinar: cocinaba y cocinaba y a todos les gustaban sus guisos. Pronto se le ocurrió colocar las recetas en la plaza del pueblo, para que todos cocinaran como ella. Y como era de esperarse, a todos los que les gustaba su sazón, gustosos le escribían comentarios y daban muestras aprobatorias a sus recetas de cocina.

Francis estaba entusiasmada.

Un día, mientras publicaba una receta de sus suculentos guisos, se dio cuenta que alguien había puesto una receta de un platillo de verduras. La persona que había colocado la receta, afirmaba que era bueno  para la salud comer poco y saludable.

Francis enfureció, e incitó a que todos en el pueblo, rechazaran la propuesta de la persona que había puesto una receta distinta a la suya. Pronto fueron muchos, los que señalaban con el dedo a aquella muchacha que publicaba recetas de comidas que hacían bien a la salud.

Cuando la chica argumentó que tenía derecho, al igual que Francis, de publicar recetas de sus comidas, la multitud la acusó de intolerante, y no tardó mucho, para que fuera expulsada del pueblo.

Francis moriría unos años después a causa de un ataque al corazón, al igual que muchos de sus seguidores. 
De la otra chica ya no se supo nada en aquel pueblo, pero algunos, aseguran que en el pueblo vecino, hay una mujer que cocina platillos saludables, para los pocos amigos que tiene.

Vida sin sentido

Y entonces, ya casi acabándose las velas, el Necronomicón me dijo que debías morir. Quedé perplejo por aquellas palabras, pero sabía que debía hacerlo. No, no era venganza, era justicia.

Me alejé de las catacumbas, y dentro del bosque, invoqué a Tánatos para que, lentamente y en paz, dieras tu último aliento. El ritual duró hasta el amanecer.

Ahora, te veo por las calles sin un alma que te acompañe, veo tu rostro sin expresión, y tu vida sin sentido. Me das lástima y siento pena por ti. Y aunque me lamento, no puedo evitar esbozar una sonrisa.

Tengo mucho para dar

Caminé por las veredas, caminé y caminé sin parar, solo quería caminar.

Y cuando decidí regresar, me di cuenta que el camino de retorno lo había construido yo misma con mis pasos. El camino era mi camino.

Me paré a ver el paisaje, y vi que los caminos recorridos me habían hecho quien soy.

Porque el corazón me late fuerte, porque mis pies son firmes. Porque todavía queda mucho por caminar, porque todavía tengo mucho para dar.

Mis mejores canciones

Te dediqué mis mejores canciones, esperando que el sentimiento dentro de ellas llenara tu corazón. Pero la música se escurrió en tus oídos y jamás la entendiste. Al final de cuentas, las estrofas me regresaron desnudas y desoladas. Tuve que volverlas a escuchar a oscuras para que  volvieran a tener sentido. Ahora son mías, ahora no las suelto más.

Somos música

El ritmo sonó en mi interior, y fue inevitable repartir sus fragmentos. Pero un día, al conocerte, sus acordes se centraron en ti. Sus letras nos acompañaron y sus estribillos nos cautivaron.

Las canciones fueron nuestras.

Desde entonces, nuestros corazones están amarrados con cuerdas de acero, y nuestro canto danza con suavidad en trozos de metal. Ahora somos música, ahora, el ritmo es nuestro.

Fresca brisa

Cuenta la leyenda, que camino del Altiplano, te encuentras con la curva del frío. Y pasando por ella, sientes la fresca brisa de Sacatepéquez, que se lleva tus penas, y te deja de regalo una sonrisa en tu rostro, que te acompaña en todo el resto del viaje.