martes, 26 de julio de 2016

Trozos de materia

Exhaló su último aliento de vida y dejó de existir. Su alma dejó esta dimensión y se posó en el espacio en pequeños trozos de materia. Poco a poco se fue fundiendo con las demás almas que se reunieron con él, y cada pequeño polvo de su alma que se fusionaba con otra, brillaba tenuemente.

La última partícula que quedó esperó por mucho tiempo hasta que se encontró con la partícula que él estaba esperando. Y al fusionarse con ella su ser le dijo “te lo dije, te estaría esperando” fue hasta entonces cuando completo, brilló por toda la eternidad.