jueves, 21 de julio de 2016

Bebía de la lluvia

Y mientras la lluvia caía con fuerza, y era bebida por la grama que circulaba su casa, él, con un café humeante en sus manos, y mirando por la ventana, extrañaba a su amada que, seguramente, en algún lugar, también bebía de la lluvia.