domingo, 3 de julio de 2016

Inmerso en la bruma

En soledad, bajo las luces tenues de una calle de pueblo, inmerso en la bruma, se encontraba sentado observando la calle humedecida tomando una tasa de café. En ese momento sintió que vencía mil batallas, que era inmortal.