domingo, 29 de mayo de 2016

Diosa razón

Flotaba en el firmamento: Un vestido blanco dejaba ver sus pequeños pechos que juntos danzaban en la paz del silencio; hermosa, libre, sin restricciones, sin cadenas, compasiva. La diosa razón escuchó su lamento, que fundido dentro de un calor abrazador suplicaba la muerte. Como debía ser, se apiadó de él y le habló. Sus palabras acariciaron sus oídos y se fundieron en su mente “tú no tienes brazos, no tienes piernas, no tienes torso: Eres un alma libre que brilla junto a las estrellas”. Y entonces se liberó.