domingo, 28 de agosto de 2016

Sueño de edición limitada

Caminando por el inframundo tuve un sueño, de esos sueños buenos, de edición limitada. Lo único que debía hacer era tomar ese sueño, meterme en él y salir cuando se acabara. Pero no lo hice, quise seguir usando el sueño.

Así que cuando el sueño estaba por concluir, me salía de él y dejaba a que se recuperara, luego, me metía en él nuevamente. Así lo hice por un tiempo, hasta que un día, el sueño se arruinó.

Traté de repararlo, pero como dije, ese sueño era de edición limitada, no habían repuestos.

Me quedé atrapado en ese sueño, que sin funcionar bien, como era de esperarse, se volvió en pesadilla.

Hoy grito desde dentro de ese sueño pero nadie puede oírme. Las personas pasan a la par mía soñando plácidamente, mientras que yo, preso de mí sueño, intento desesperado escapar de él.