viernes, 19 de agosto de 2016

Alguien lloró.

Encendió una vela de la forma más discreta posible.
Se sentó a la mesa y comió solo para mantenerse vivo, porque tenía que hacerlo.

Con lentitud salió de la casa y se sentó en las gradas a observar la noche que ese día estaba más oscura que nunca. Los insectos, insistentes, a lo lejos le cantaban la melodía que él ya conocía.


Y mientras levantaba sus ojos a la brisa nocturna, volvió a pensar en el hijo que nunca tuvo, el que posiblemente, lo hubiera mantenido al lado de ella.


Esa noche, en medio de la oscuridad, alguien lloró.