jueves, 25 de agosto de 2016

Blanca alma

El escritor leyó las líneas que le agradecían. Leyó una, dos y tres veces.

Volvió a leer.


Entonces, ese sentimiento nostálgico llegó a visitarlo, y mientras miraba por la ventana pensó y meditó cada una de ellas e intentó visualizar a esa blanca alma escribiéndolas.


Se sintió honrado e indigno de aquel hermoso texto que habían llegado en el momento justo para calmar su pena.


En su mente agradeció y lo plasmó en su redacción como un pequeñísimo homenaje a esa persona que a la distancia, y sin saberlo, también le ayudó en un momento trascendental.