sábado, 28 de enero de 2017

Somos música

El ritmo sonó en mi interior, y fue inevitable repartir sus fragmentos. Pero un día, al conocerte, sus acordes se centraron en ti. Sus letras nos acompañaron y sus estribillos nos cautivaron.

Las canciones fueron nuestras.

Desde entonces, nuestros corazones están amarrados con cuerdas de acero, y nuestro canto danza con suavidad en trozos de metal. Ahora somos música, ahora, el ritmo es nuestro.