martes, 1 de noviembre de 2016

Fiambre

Y el día indicado, se abrieron los cielos y bajaron los muertos para hablar con los vivos.
A mí me visitó el mío y me habló a la espalda, mientras yo picaba verdura.
Y en la concentración del momento, me invitó a ser paciente y a buscar la felicidad.

El día pasó, y el cielo se cerró. Y entre carcajadas y fiambre replicamos su sonrisa.