jueves, 20 de agosto de 2009

¿Para qué? En el tránsito.

Si llegas a una arteria concurrida no frenes bruscamente dejando la trompa del carro muy afuera, seguro te costará pasar, nadie te querrá dar vía por tu imprudencia y si te lanzas desesperado seguro chocarás.