martes, 25 de agosto de 2009

¿Para qué? el amor.

No le digas diminutivos a tu pareja, llámala por su nombre. Debes amarla pero también respetarla.