martes, 25 de agosto de 2009

¿Para qué? el amor.

Jamás prometas a nadie amarle mucho más que lo que algún día le hubieras prometido a tus padres. Con el tiempo sabrás por qué.