sábado, 25 de abril de 2009

Viviendo artísticamente

En la pobreza se siembra la inmisericordia y en la riqueza se cosecha la intolerancia; pero en el lindero te vuelves egoísta. Por lo tanto el vivir debe ser un arte y no un objetivo. Ahora pienso vivir artísticamente.

En el camino al trabajo, en el tránsito viendo a través de mi vidrio polarizado, vi a la gente y me sentí preso, esclavo. Pero reflexionando entendí que la vida se vive y se disfruta. Ese día trabajé con mucho entusiasmo.