sábado, 1 de diciembre de 2007

De quien soy

De joven mis papás me sostenían, no debía darle cuentas a nadie, porque mi única obligación era ir al colegio y “estudiar” si es que así se le puede llamar. Me vestía como quería y hacía con mi cabello de igual forma. Ahora, unos 15 años después, ya no soy yo mismo, sino que pertenezco a las personas; con los años engordé, me corté el cabello y me vestí formal para trabajar, tomaba cerveza y padecía de algunos males ya fruto de la edad. Luego, en un reordenamiento físico y espiritual adelgacé, me dejé crecer un poco el cabello y quise relajar un poco mi vestuario, pero me he dado cuenta que es un lujo muy difícil de llevar. Ahora hay mucha gente que cree que estoy en un grave error y que debiera cambiar, como soy catedrático resulta que ahora doy mal ejemplo a mis estudiantes, solamente porque decidí dejar los pantalones de paletones y cambiarlos por unos jeans, los zapatos de suela de cuero por unos All Star y adelgazar. ¿soy yo mismo o le pertenezco a la sociedad? Porque si me dejo crecer aún más el cabello y me sigo vistiendo así me sentiré bien conmigo mismo, pero seguro me quedaré sin empleo o tendría que hacer alguna otra cosa que para esta sociedad donde vivo “no es decorosa”, y si dejo llevarme por la sociedad, tendría que optar por una opción que me desfavorece a mi vida física y espiritual. He empezado a pensar que ya no me pertenezco, sino que le pertenezco a otros, si uso una playera con leyendas debo pensarlo dos veces porque tengo hijos, si hablo del amor libre soy homosexual, si adelgazo y cuido mi cuerpo soy drogadicto y si dejo la corbata dejo de ser inteligente, solo queda plantarle cara al viento y atormentarme ¿de quién soy?

2 comentarios:

LULIS dijo...

Uy... que gran problema de personalidad... en realidad nos hemos visto enmarcados en una sociedad de consumo y por lo tanto nos marcan ciertos estereotipos (lentes y corbata=nerd, pelo largo=revelde...) pero quién es quien determina qué... de balde sirve tener una apariencia "física" impecable (entiendase bien) si igual por dentro no está tranquilo... la paz viene desde el corazón y la personalidad desde el alma y ya. punto. Si de etiquetar a la gente se tratara "habría mucha gente sin chance"... uno es quien es no importa como se vea por fuera... aunque la mona se vista de seda, mona se queda... o se hace como salmón contra la corriente (y se atiene uno a las consecuencias) o se va río abajo pura piedra... usted trankis... es como es y así lo quieren todos, digan lo que digan envidia le tienen... además, me extraña una persona tan segura de sí misma, preocupada por lo que dicen los demás... ummmmmm....

Belen dijo...

jaja!! usted aveces piensa igual que yo... en fin, me gusta leer lo que escribe, sabe? Ignacio de Loyola dijo una vez: " sigo siendo el mismo, pero no lo mismo" tomelo en cuenta, podra cambiar su manera de vestir, pero jamas cambie su escencia por favor! y que le importe un bled lo que esta sociedad pueda pensar de usted!!!