sábado, 23 de abril de 2011

Encuentros y re encuentros

Foto tomada por Silvana Palencia

Hace unos años me inicié en las redes sociales con el casi extinto Hi5. Entré como buen nuevo con mi esposa, siendo los únicos amigos allí. Luego, me encontré con estudiantes de aquel entonces (muchos ahora ya profesionales y amigos) y poco a poco conocí nuevas personas con las que tenía muchas cosas en común (destaco la amistad con Walter Guzmán que hasta la fecha seguimos en contacto) Cuando Hi5 pasó de moda, me vi solo en el vecindario ¡ya todos se habían pasado a facebook! así que me cambié de vecindario: un vecindario mucho más grande y elegante. Con reglas generalizadas y muchas ventajas (por el momento).

Estando allí me encontré con todos mis estudiantes, compañeros de trabajo, vecinos, personas que veía por la calle y últimamente con ex compañeros de la Universidad y del colegio. Y es aquí donde quiero hacer la pausa.
Durante unas semanas me sentí muy contento y hasta emocionado; los re encuentros me tomaron por sorpresa y no puedo negar que una lagrima me recordó que aún era humano. Me sentí emocionado.

Pero ha pasado poco tiempo (poquísimo para mi gusto) para darme cuenta que esas aventuras de niño, esas andanzas de universitario se han quedado en el pasado y que mi realidad ya es muy distinta a la de aquellas épocas. Me parece increíble que de todos mis compañeros con los que me he encontrado, es con un puñado con los que estoy teniendo de nuevo un tipo de relación.
Viendo los perfiles de mis ex compañeros, sus actividades, sus gustos son tan distintos a los míos que no comprendo como fue que pude compartir con ellos en un momento; algunos no me han agradado y estoy seguro que les ha pasado lo mismo al verme y leerme.

Pero, viendo en retrospectiva a mis compañeros y a mi mismo ¿qué acaso yo no he cambiado? mi perfil de facebook presenta a una persona posiblemente muy distinta a la del pasado. Ya no comparto ninguna religión, ya no tengo la inocencia de cuando niño, mis creencias políticas han cambiado y mi estilo de vida es completamente distinto al del pasado, al igual que mis ex compañeros. Con algunos ha sido un gusto verlos y recordar, con otros, al ver lo distinto que nos volvimos dan ganas hasta de no haberlos encontrado nunca.

Todo ha cambiado.

Ahora, veo a mis hijos y pienso que ellos son parte de mi cambio, mi pensar, mi actuar va en función de ellos: de mi familia. Fue bueno recordar y re encontrarme con mis ex compañeros de estudio, y que bueno saber que son personas de bien. Este encuentro fue como si me los hubiera topado por la calle a todos juntos, fue un gusto saludarlos, y, no dudo que eventualmente me reúna físicamente con algunos, en algún momento; recordando las aventuras que dieron vida a ese momento de la vida.

Ahora, es el momento de continuar, de seguir la vida y ver que otras sorpresas me depara este vecindario virtual o el siguiente, total siempre habrá un momento para recordar.