lunes, 14 de septiembre de 2009

¿Para qué? historia

¿De qué sirve la historia? nos fascina la historia, nos guste o no admitirlo, queremos saber los detalles e inicios de nuestro pasatiempo favorito, de las películas, de la historia de nuestro país, de nuestra relación como pareja, de nuestro videojuego favorito. Hace unos días conocí a una anciana que su única visión de la vida era la historia política del país. Era insistente, terca, imprudente; no de esas ancianas que dan ternura, no, era fanfarrona y molesta de escuchar. Después de dejar de escuchar a la anciana salí aborreciendo la historia, ya no quería saber de la historia nunca más. Sin embargo, hoy, y con una sonrisa en los labios, le estoy contando a usted una bonita historia de una anciana que le encantaba contar historias.